Boca, River y San Lorenzo, tres 'grandes' de Argentina viven escándalos

 

Boca Juniors, River Plate y San Lorenzo, tres de los clubes más populares del fútbol argentino, están atrapados en escándalos que calientan una pretemporada que desembocará el Torneo Inicial de primera división, 5 de agosto próximo.

En Boca, la debacle comenzó con la caída libre del equipo en la recta final del semestre pasado, que derivó en la pérdida del Torneo Clausura, en el que fue líder hasta dos fechas antes del final, y en la caída en la final de la Copa Libertadores, a manos del brasileño Corinthians.

Pero, acaso más importante que estos tropiezos fue la salida del estelar Juan Román Riquelme, ídolo histórico del club, que anunció su baja al sentirse "vacío" de motivación, en medio de fuertes rumores sobre un distanciamiento con el entrenador Julio César Falcioni y el presidente Daniel Angelici.

La renuncia de Riquelme provocó una manifestación ('banderazo') de hinchas en el estadio La Bombonera, y encima apareció otro ídolo de Boca, Diego Maradona, que criticó al astro, con quien está peleado desde que el futbolista abandonó la selección nacional, cuando era dirigida por el legendario 'Pelusa'.

"Lo de Riquelme me sorprendió. Un día tiene problemas con Maradona y le dice no a la selección. Lo que no podés hacer es pelearte con 70 millones de personas. Si estás vacío, llenate. Pero no puede traicionar al 75 por ciento de este país que es hincha de Boca", dijo Maradona.

Las declaraciones de Maradona se producen en un momento duro para el orientador Falcioni, acusado de ser 'responsable' de la salida de Riquelme, quien intenta desvincularse del club, con la posibilidad de sumarse a Rosario Central, actualmente en la Primera B Nacional (segunda división) y, según algunos medios, también requerido por Flamengo de Brasil.

Otra controversia que sufrió Boca fue la repentina baja del arquero uruguayo Sebastián Sosa, que había tenido buenas actuaciones el semestre pasado y tenía todo definido para seguir en el club, pero a último momento emigró a Vélez Sarsfield y desde allí acusó que "Vélez me dio lo que no me dio Boca".

En River, la euforia por el ascenso a primera división tras la histórica caída a la segunda categoría se apagó rápido, debido a las sorpresivas bajas del delantero Fernando Cavenaghi y del volante Alejandro Domínguez, dos figuras clave en el retorno 'millonario' al fútbol mayor.

Cientos de disgustados hinchas la emprendieron con una manifestación frente al estadio contra el presidente de River, Daniel Passarella, y el entrenador Matías Almeyda.

"Nos sentimos traicionados. Y nos molestó cómo se manejó 'el Pelado' (Almeyda). Volvimos (a River) para dar una mano en el peor momento de la historia. Pero mientras esté Passarella (como presidente) yo no piso más el club, ni a la cancha voy a ir", dijo Cavenaghi.

Pero en el podio de los escándalos también está San Lorenzo, que está virtualmente acéfalo, mientras los principales dirigentes se alejan y el animador televisivo y empresario Marcelo Tinelli duda entre asumir el mando o ayudar al club del que es hincha desde un papel secundario.

Jaqueado por una fuerte crisis económica e institucional, el presidente Carlos Abdo, víctima además de problemas de salud, decidió renunciar, y en la salida lo acompañará el resto de la comisión directiva, lo que obligará a la formación de una junta interina mientras se convoca a elecciones.

"Este es un momento difícil a nivel dirigencial. No podemos hacer nada porque para que los jugadores firmen, se necesitan dirigentes. Estoy preocupado, porque se me escapan los jugadores. No viví algo así ni en el ascenso", admitió el director técnico Ricardo Caruso Lombardi al diario Olé.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.