Fútbol

publicidad
22 de junio de 2012 • 17:31

"¡Campeones, campeones!", los hinchas alemanes ven más cerca el título

 

La victoria de la selección de Alemania sobre Grecia (4-2) en cuartos de final de la Eurocopa-2012 fue celebrada a lo grande este viernes en Berlín, especialmente en los alrededores de la Puerta de Brandenburgo, y en el resto de las principales ciudades del país.

Un concierto de bocinas y aficionados ondeando banderas comenzaban a invadir las calles justo tras la victoria sobre los helenos.

En la "Fanmeile", una larga zona para hinchas que empieza en la Puerta de Brandenburgo y cruza el gigantesco parque Tiergarten, unas 400.000 personas, según un portavoz de los organizadores, se reunieron para ver el partido en pantallas gigantes.

Vestidos de rojo, amarillo y negro, los colores nacionales, o con la camiseta de la selección, vibraron con los goles y el buen juego de sus jugadores, en un partido que dejó satisfechos a todos.

El único momento de calma tensa duró unos minutos, entre el tanto del empate provisional griego (minuto 55) y el que devolvía el triunfo a los germanos, seis minutos más tarde.

Los gritos "Deutschland, Deutschland" y los nombres de los goleadores de la noche (Philipp Lahm, Sami Khedira, Miroslav Klose, Marco Reus) fueron los más escuchados entre la multitud.

Muchos se ven ya campeones de Europa, aunque España, que juega el sábado frente a Francia, sigue infundiendo temor.

"Vamos a ser campeones. Pasaremos las semifinales y jugaremos la final. Tengo muchas esperanzas de ganar, incluso aunque España es muy, muy fuerte. Veo un 2-1 para Alemania (si la final vuelve a ser contra los españoles, como la perdida en 2008)", estimó un joven hincha, con unas gafas negras y un peluca con colores de la bandera nacional.

Junto a él, un grupo de jóvenes saltaba de alegría, gritando "Meister, Meister" (Campeón, Campeón).

Desde el pitido final, la multitud comenzó a dispersarse por el parque y las zonas colindantes, continuando cantando y festejando, alcanzando también otra de las plazas emblemáticas de la capital alemana, la Potsdamer Platz, situada en la zona.

Junto a cánticos y bocinas de coches, también comenzaban a escucharse petardos y cohetes, todo ello para celebrar un nuevo paso adelante para un equipo que no gana un gran torneo desde la Eurocopa disputada hace dieciséis años en Inglaterra.

Su próximo partido será el jueves 28 en Varsovia, contra el ganador del cuarto de final que juegan el domingo en Kiev Inglaterra e Italia.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.