publicidad
24 de abril de 2012 • 17:45

El Chelsea pasa a la final de la Champions al empatar 2-2 en Barcelona

 

El Chelsea se clasificó, este martes, para la final de la Liga de Campeones al empatar 2-2 con el FC Barcelona en el partido de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones disputado en el estadio Camp Nou de la ciudad condal.

El barcelonista Sergio Busquets abrió el marcador tras un envío al centro del área de Isaac Cuenca (35), antes de que Andrés Iniesta hiciera el segundo al controlar el balón tras un pase en el área del argentino Leo Messi (43), pero con el primer tiempo prácticamente acabado el brasileño Ramires marcó el gol del Chelsea tras una carrera (45+1) y en el 90, Fernando Torres hizo el 2-2, también al contragolpe.

Aunque finalmente no se clasificó, el Barcelona fue el completo dominador del encuentro ante un Chelsea que desde el primer minuto se fue atrás buscando, como ya ocurriera en la ida en Londres, un contraataque que soprendiera a la zaga azulgrana.

Los "Blues" intentaron desde el inicio contener al Barça en el centro del campo, pero el empuje local fue poco a poco obligándolos a defenderse prácticamente en su área, donde, a pesar de todo, los azulgrana tenían muchas dificultades para superar la doble línea montada por el técnico Roberto di Mateo.

Éste declaró tras el partido ante la televisión: "ganamos un lugar en la final con un equipo de jugadores extraordinario. En el segundo tiempo demostraron carácter y la voluntad de llegar a la final. Cuando juegas ante el Barça debes defenderte bien, crea ocasiones de gol ante cualquier equipo".

Aunque reconoció: "elgunas veces gana el que dicen que no es el mejor".

Leo Messi, al que todos miraban este martes para dar la vuelta a la eliminatoria, tras el 1-0 en contra de la ida, se mostró muy activo, liberado por la acción del chileno Alexis, que permitía fijar algo más a los defensas.

El "Pulga" avisó en el minuto 3 con una internada tras una pared con Alexis, pero su tiro se fue al lateral izquierdo de la portería defendida por Petr Cech, y en el 19, el argentino volvió a entrar en el área, pasó a Fábregas, que le devolvió la pelota y solo ante la portería su disparo lo sacó con el pie y ya cayéndose el meta Cech del Chelsea.

El acoso azulgrana acabó teniendo su recompensa en el minuto 35, cuando Daniel Alves, que había entrado en sustitución de Gerard Piqué, pasó el balón a la izquierda a Isaac Cuenca, que centró al área donde apareció Sergio Busquets para abrir el marcador.

Con el 1-0, John Terry propinó un rodillazo al chileno Alexis Sánchez que le valió la expulsión por agresión (37), dejando a los visitantes con diez, lo que favoreció los ataques del Barça, que pronto hizo el segundo cuando, de nuevo Messi se fue a velocidad y pasó la izquierda a Iniesta que soltó un tiro ante el que nada pudo hacer el meta checo Petr Cech (43), logrando el 2-0.

Con ventaja en el marcador y en el campo, todo hacía pensar que el Barcelona se iría al descanso clasificado para la final de la "Champions", pero entonces, el brasileño Ramires se fue a velocidad y ante la salida de Víctor Valdés, soltó una vaselina que se coló por encima del meta azulgrana (45+1).

El gol y la inferioridad numérica afianzó al Chelsea en su conservadora táctica y, a la vuelta del descanso, prácticamente todo el equipo inglés se quedó atras, abandonando cualquier intento de construir un ataque.

Las pelotas largas buscando al marfileño Didier Drogba y las jugadas a balón parado fueron las principales armas del Chelsea en la segunda parte, en la que nada más empezar, Cesc Fábregas fue derribado en el área por el delantero marfileño, sancionando el árbitro la acción con tiro penal.

Messi se encargó de ejecutar la pena máxima, pero estrelló el balón en el larguero (49) para la desesperación de los aficionados "culés", que llenaron las tribunas del Camp Nou y no dejaron de animar a su equipo durante los 90 minutos de partido.

El fallo en el penal pareció pesar como una loza sobre Messi, que bajó su rendimiento, pero aún así envió un disparo al palo en el 82.

El técnico Pep Guardiola trató de dar más velocidad a su equipo con la entrada de Cristian Tello (68), además de buscar más alternativas como posibles disparos lejanos con la entrada del franco-maliense Seydou Keita (74), pero los "blaulgrana" se vieron incapaces de superar la maraña de jugadores visitantes.

"Hemos llegado muchas veces, creo que hemos hecho mucho y más para conseguirlo. Ellos lo han hecho bien, hay que felicitarles", dijo Guardiola, asegurando que "este año no tocaba" llegar a la final de la Champions.

"Los contrarios saben adaptarse a nuestro juego y están metidos atrás", dijo el entrenador azulgrana, en referencia al juego del Chelsea.

Entonces, llegó un contraataque en el que el español Fernando Torres se fue solo hacia la portería azulgrana superando a Víctor Valdés para anotar el definitivo 2-2, un resultado injusto de acuerdo a lo visto en la cancha.

gr/age

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.