Fútbol

publicidad
11 de octubre de 2012 • 11:29

Mundial: El Salvador y ticos se juegan la vida

 

El Salvador enfrenta este viernes a Costa Rica en un partido de vida o muerte, donde los salvadoreños saldrán a buscar el boleto que los lleve al hexagonal final de la CONCACAF en las eliminatorias rumbo al Mundial de Brasil 2014.

El Salvador llega con la ventaja de sumar cinco puntos, uno más que Costa Rica, y una victoria de los salvadoreños dejaría fuera a los ticos. México ya está clasificado en el Grupo B. Los dos primeros de cada llave avanzan al hexagonal final.

"Será una batalla la que se librará en el (estadio) Cuscatlán, donde el apoyo de la afición será más que importante. Cada vez que juego en el Cuscatlán, se vive un ambiente increíble y siento que éste será el mejor (partido) de todos", dijo Steven Purdy, defensor central de los Timbers de Portland de la MLS.

Todos coinciden en que los salvadoreños tiene que aprovechar su localía para clasificar o de lo contrario se meterían en muchos problemas porque les toca cerrar ante México, que a falta de dos fechas ya tiene en la bolsa la clasificación.

En la última fecha Costa Rica recibe a Guyana que, con un punto, está desahuciado en el Grupo B.

"Vamos a jugar con un estadio repleto, ellos (los ticos) van a sentir la presión de la afición y vamos a sacar provecho de eso", agregó el capitán salvadoreño Dennis Alas.

Los ticos saben que no se pueden dar el lujo de perder en su visita a El Salvador, no confían en nadie y han enviado a su propia nutricionista que vigilará la preparación de los alimentos para la delegación. Además, el técnico Jorge Luis Pinto viajó hace un mes para elegir el hotel y la selección trae su jefe de seguridad.

Tanto los jugadores como el técnico de Costa Rica aseguran estar preparados para enfrentar la presión del partido y confían en llevarse al menos un punto del Cuscatlán.

"Tenemos que entregar todo el viernes. No hay espacio para nada", expresó el colombiano Pinto.

Por su parte el entrenador de los salvadoreños, el mexicano Juan de Dios Castillo trabajó ensayando diferentes parados tácticos, pero es un misterio si jugará con una línea de cuatro defensas y si parará dos volantes de marca.

"Estamos trabajando todo, tenemos que estar muy atentos, porque espero a la Costa Rica más fuerte", agregó Castillo.

Para ayudar al proceso de preparación, la competencia local paró y Castillo trabajó las últimas tres semanas con el plantel, al que solo llamó a los legionarios Purdy; el atacante Rafael Burgos, del Kacskemeti de Hungría, y el volante Jaime Alas, del Rosenborg noruego. Se espera que los tres salgan en el equipo que enfrentará a los ticos.

La única duda de Castillo es si el volante de marca Ramón Sánchez se recupera de una pequeña dolencia, pero el mismo jugador dijo que, "no es nada grave".

"Me siento bastante bien, solo esperando el partido", expresó.

Se informó que 230 aficionados ticos estarán en el Cuscatlán y serán protegidos por 240 policías.

"La seguridad de los visitantes, la delegación oficial, el equipo y los aficionados, está garantizada", afirmó el comisionado de la Policía Nacional Civil (PNC), Roberto Villalobos.

El representante de la FIFA, el bermudeño David Sabir ya aprobó el plan de seguridad del partido en el que participarán 830 miembros de la policía, 130 más que los que se utilizaron para el encuentro contra México.

El partido, que será dirigido por el estadounidense Mark Geiger, está programado para las 1930 horas (0130 GMT).

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.