Fútbol

publicidad
27 de junio de 2012 • 08:16

Nasri lamenta sus insultos en Eurocopa y quiere seguir con los Bleus

El centrocampista ofensivo Samir Nasri habló por primera vez tras su incidente con un periodista después de la eliminación de la selección francesa en la Eurocopa-2012, afirmando el miércoles en su cuenta de la red social Twitter que lamenta que sus palabras pudieran "impactar".

"Demasiadas mentiras circulan en este momento. Que los hinchas sepan, y especialmente los niños, que lamento sinceramente que mis palabras hayan podido impactar. Amo al EDF (equipo de Francia), al fútbol y tengo un gran respeto por el público", escribió el centrocampista de los Bleus y del Manchester City en dos mensajes.

"Por lo demás, se trata de un asunto personal entre varios periodistas y yo. Me explicaré cuando llegue el momento", añadió en un tercer mensaje.

El sábado, tras la derrota de la selección francesa ante España (2-0) en los cuartos de final de la Eurocopa-2012, Nasri tuvo un altercado con un periodista de la AFP que le estaba pidiendo una reacción después del partido en la zona mixta del estadio y al que terminó insultando.

En vez de dar sus opiniones sobre el partido, Nasri comenzó sus declaraciones diciendo que la prensa sólo busca "escribir mierda".

El periodista le interrumpió entonces para pedir que no generalizara y el jugador continuó su discurso, mostrándose cada vez más virulento y agresivo.

Para cortar la conversación, el periodista le dijo entonces: "Bueno, piérdete si no tienes nada que decir".

Nasri se enfadó más y profirió insultos hacia el redactor: "Que te den por culo, vete a follar a tu madre, hijo de puta. Quieres que nos expliquemos, vete a tomar por culo. Ves, mira, así ahora puedes escribir que soy un maleducado", antes de abandonar definitivamente la zona mixta.

Francia llegaba al torneo con el reto de mejorar su imagen pública tras los escándalos del Mundial-2010, donde el equipo se hundió en la primera fase rodeado de insultos al entonces seleccionador Raymond Domenech, la expulsión por ello de Nicolas Anelka y una respuesta del plantel en forma de huelga de entrenamiento.

El caso no alcanza la gravedad de ello, pero continúa la tradición de escándalos de los Bleus, que en la Eurocopa-2008, donde también fueron eliminados en la primera fase, estuvieron marcados por los conflictos generacionales en el seno del vestuario.

El 11 de junio, tras su gol contra Inglaterra, se había llevado el dedo a la boca y gritó "¡Cierra la boca!" a la tribuna de prensa, explicando luego que ese gesto iba dirigido a un periodista del diario L'Équipe.

El comportamiento de Nasri y de varios otros jugadores de la selección francesa durante la Eurocopa (Hatem Ben Arfa, Jeremy Menez, Yann Mvila) podría valerles sanciones. El Comité Ejecutivo de la Federación Francesa de Fútbol tiene previsto reunirse el martes.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.