Un colorido espectáculo inspirado en el fútbol da paso al inicio de la final

 

La ceremonia de clausura de la Eurocopa 2012 en el estadio Olímpico de Kiev, un espectáculo colorido inspirado en el fútbol y en las dieciséis selecciones participantes en el torneo, al ritmo de la canción oficial de la alemana 'Oceana', dio paso al inicio de la final de la competición entre España e Italia.

Más de 60.000 personas asistieron en las gradas a los momentos previos al choque, a doce minutos de entretenimiento, de color sobre el césped, un espectáculo en el que participaron más de 600 artistas voluntarios, que, con sus propios movimientos, dibujaron sobre una lona azul la pierna de un futbolista, las manos de un portero, la chilena de un jugador y el premio final: el gol.

Surgió entonces, por detrás, una réplica gigantesca del trofeo de la Eurocopa y Oceana para interpretar la canción oficial del torneo, 'Endless Summer'. Más ritmo y movimiento sobre el terreno de juego, mientras las banderas de todos los equipos participantes, los dieciséis de una competición que arrancó allá por el 8 de julio en el estadio Nacional de Varsovia, ya aparecían sobre el campo.

Terminó la ceremonia de clausura, saltaron los dos equipos al terreno de juego, vibraron las gradas del Olímpico de Kiev, con una esquina del estadio y parte del fondo, en lados contrarios, para ambas aficiones, la española más numerosa que la italiana, y llegó el momento de los himnos nacionales.

Ya estaba todo listo para el inicio del encuentro y de la cuenta atrás que antecede al comienzo de todos los partidos del torneo. '10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1...' Y el comienzo de la final, el pitido del árbitro portugués Pedro Proença y noventa minutos o más por delante para definir el campeón de la Eurocopa 2012.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.