publicidad
25 de septiembre de 2011 • 13:00

Violencia tiñe de sangre el fútbol tras muerte de un hincha en Perú

 

La violencia volvió a teñir de sangre un estadio de fútbol en Perú en medio de reclamos para vetar el estadio Monumental de Lima, tras el asesinato de un hincha del club Alianza Lima agredido en una tribuna por barras bravas de su clásico rival Universitario al final del encuentro jugado entre ambos equipos.

El crimen provocó repulsa e indignación en la sociedad además de llamados a la calma del Presidente Ollanta Humala a las barras para no responder con violencia a la muerte del hincha aliancista Walter Oyarce, de 24 años.

"Lamento profundamente la muerte del joven barrista. Mi solidaridad con su familia. Hago un llamado a la calma y a no responder con violencia", escribió Humala el domingo en su cuenta oficial de la red social Twitter.

La víctima fue arrojada al vacío desde una altura de unos 10 metros por barras bravas de Universitario que ingresaron a la fuerza a un palco de la tribuna sur del estadio Monumental de Lima la noche del sábado, donde había un grupo de ocho barristas aliancistas.

El hincha cayó pesadamente sobre el pavimiento y llevado luego herido en una ambulancia a un hospital de Ate, adonde llegó sin vida según los paramédicos que los auxiliaron.

El club Alianza Lima exigió en un comunicado el veto del Monumental, el estadio más grande del Perú propiedad de Universitario, con capacidad para 60.000 espectadores, alegando falta de garantías para la seguridad.

Los barras bravas portaban armas blancas (cuchillos), según reportes de testigos citados el domingo por la prensa limeña, al final del clásico del fútbol peruano que ganó 2-1 Universitario.

La policía no pudo arrestar a los agresores porque se lo impidieron las mismas barras bravas, según reportes de periodistas en el lugar.

El presidente peruano, un aficionado al fútbol, reclamó "castigo ejemplar y prisión para los delincuentes" responsable del ataque "para que hechos como estos nunca más se repitan".

El incidente estalló a pesar de que la policía había enviado 4.000 agentes para evitar choques, desplegados al interior y exterior del recinto deportivo.

El ingreso de bebidas alcohólicas camufladas ha sido nuevamente mencionado como detonante de la violencia en las tribunas. Irónicamente ambos equipos lanzaron al mercado esta semana marcas de cerveza con sus respectivos nombres.

El presidente de Universitario, Julio Pacheco, reclamó medidas de seguridad más drásticas, para desterrar el consumo de alcohol en los estadios.

"Tienen que tomarse medidas mucho más drásticas para impedir la ingesta de licor. Es el caldo de cultivo para la violencia", señaló el dirigente deportivo quien resaltó que la culpa del consumo de licor es de los propietarios de los palcos y no de Universitario.

Universitario y Alianza Lima son los equipos más populares del fútbol en Perú. Sus barras han sido protagonistas desde hace años de enfrentamientos físicos en las calles cuando se encuentran rumbo al estadio.

"Se debe evaluar jugar a puerta cerrada. Nunca más llevaré a mi hijo al estadio. Mejor es verlo por televisión" declaró Renán Espinoza, presidente de la comisión de deportes del Congreso.

La violencia atribuida a barras bravas también le salpica a los clubes, ya que estos son los que proporcionan boletos gratis a los hinchas, acotó el legislador.

Una propuesta de la policía para empadronar a los hinchas y cotejar sus identidades al ingresar a los estadios para detectar delincuentes fracasó en 2009.

No es la primera vez que la inseguridad y violencia ensombrecen la majestuosidad del estadio Monumental de Lima. En 2009 un tambor cayó desde un palco e impactó en la cabeza de una aficionada, dejándola gravemente herida.

También el 2009 una mujer de 25 años murió al ser arrojada desde un ómnibus por barras bravas de Universitario que se dirigían al Monumental. El culpable fue condenado a 18 años de prisión.

El 2007 en el Monumental una gresca entre las barras de Universitario y Sport Boys acabó con un hincha herido durante un partido amistoso. Diez años atrás, en 1997, un hincha estudiantil había muerto en las afueras del Estadio Nacional de Lima luego de una pelea entre barras de esos equipos.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.