publicidad
11 de julio de 2012 • 01:06

El dominicano Cabrera simbolizó el triunfo latino con el premio de MVP

 

Los aficionados que apostaron por los peloteros latinoamericanos para la 83 edición del Juego de las Estrellas no se sintieron defraudados sino todo lo contrario, vieron como el jardinero dominicano Melky Cabrera, de los Gigantes de San Francisco, fue el ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) después de ayudar a la Nacional a ganar 8-0 a la Americana.

Cabrera, de 27 años, exjugador de los Reales de Kansas City, se sintió en el Kauffman Stadium como en su propia casa, y lo demostró al irse de 3-2, anotó e impulsó dos carreras para dejar en .667 su promedio de bateo.

"La verdad que no me esperaba este premio, pero tuvo la suerte de pegar imparable y luego el jonrón con el que los aficionados pensaron que me merecía el premio, algo que todavía no me creo", declaró Cabrera, que la pasada temporada jugó con los Reales para luego ser traspasado. "Ha sido muy especial este premio y en este campo".

Cabrera pegó sencillo contra el abridor estelar Justin Verlander, de la Liga Americana, en el primer episodio y anotó la carrera inicial del racimo de cinco que hizo el equipo de la Liga Nacional, que ganó el tercer Partido de las Estrellas consecutivo y el "Viejo Circuito" tendrá de nuevo la ventaja de campo en la Serie Mundial.

"Cuando le haces contacto a la pelota a unos lanzamientos de más de 140 kilómetros por hora, el factor suerte también te tiene que ayudar", comentó Cabrera. "El premio fue para mi, pero todos los compañeros del equipo de la Nacional hicieron una gran labor".

Entre ellos sus propios compañeros de equipo, el abridor Matt Cain, que lideró a la lanzadores de los Nacionales para espaciar sólo seis imparables sin anotación, además del toletero venezolano Pablo Sandoval, que pegó triple impulsador de tres carreras.

"Ante esa aportación, es por eso que me sorprendió que los aficionados se fijasen a mí para el premio, pero les doy las gracias", declaró Cabrera, que estuvo acompañado por sus familiares cuando recibió el premio.

Cabrera dijo que ahora defiende los colores de los Gigantes, pero que los Reales siempre será un equipo al que recordará con mucho cariño por todo el apoyo que le dieron y que le ayudaron a ser mejor jugador, algo que demostró con el nuevo premio conseguido.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.