Grandes momentos de los Juegos Olímpicos (Segunda parte)

 

Desde Atenas-1896, en la primera edición de los Juegos Olímpicos modernos, hasta Pekín-2008, última edición antes de Londres-2012, la historia olímpica ha dejado momentos inolvidables, dignos de repasar en un breve resumen (segunda parte):

-- Ovett contra Coe: El británico Steve Ovett corrió en 1980 hacia el título olímpico de los 800 m, dejando atrás a su compatriota y favorito de la carrera Sebastian Coe, quien se vengaría más tarde, ganando el oro en 1500 m delante de Ovett y defendiendo su corona cuatro años más tarde en Los Angeles.

-- Boicot a Moscú: Boicoteados por Estados Unidos y otros sesenta países, entre ellos China, los Juegos de Moscú-1980 se desarrollaron bajo una atmósfera muy pesada.

-- El día más largo: Para Gabriella Andersen Schiess, el primer maratón femenino de Los Angeles-1984 se convirtió en una pesadilla. Titubeando hasta la línea de llegada, la suiza se pareció mucho al italiano Dorando Pietri, ganador en Londres-1908, ayudado por los jueces para llegar y después descalificado.

-- Al Big Ben le llegó la hora: Al cruzar la línea de llegada de los 100 m en Seúl-1988 delante del estadounidense Carl Lewis, el canadiense Ben Johnson no esperaba convertirse en el paria de los Juegos. Controlado positivo por esteroides anabolizantes, Big Ben perdió su título, su récord y su orgullo.

-- La cabeza en otra cosa: Favorito para el título en Seúl-1988, el estadounidense Greg Louganis, especialista en clavados, tenía sin duda la cabeza en otra cosa en el momento de saltar, pues impactó con la plataforma. Recuperado de sus emociones, el doble campeón olímpico de Los Angeles conservó sus títulos de trampolín y de alto vuelo.

-- La sombra de la duda: Triple campeona olímpica en Seúl-1988 (100 m, 200 m, 4x100 m), Florence Griffith Joyner permanece para siempre como un gran enigma. Transformada físicamente, la estadounidense superó con facilidad a sus adversarias. Tras fallecer a los 39 años, se llevó con ella el secreto de sus fabulosos récords del mundo.

-- Kersee todo lo puede: La norteamericana Jackie Joyner Kersee no solo batió el récord olímpico en salto en largo en su camino hacia el oro en Seúl-88, sino que también demostró todos sus talentos ganando el pentatlón. En su carrera, cosechó seis medallas olímpicas (3 de oro) y cuatro títulos mundiales.

-- Dream Team I: Veinte años después de la primera derrota de Estados Unidos en básquetbol, las estrellas de la NBA hicieron su aparición en Barcelona-1992. Un equipo de ensueño compuesto, entre otros, por 'Magic' Johnson, Michael Jordan y Larry Bird.

-- Brazos de oro: En Barcelona-1992, Steven Redgrave, mejor remero de todos los tiempos, continuó su cosecha de medallas de oro. Asociado la mayoría de las veces a Matthew Pinsent, el británico ganó cinco preseas de oro de 1984 a 2000.

-- King Kong: Al levantar 170 kilos, es decir casi 3 veces su peso, el turco Naïm Suleymanoglu conservó su título en Barcelona-1992. Repitió la hazaña en Atlanta-1996, pero el mejor levantador de pesas de todos los tiempos no logró imponerse en Sydney-2000.

-- Africa mía: En un simbólico gesto de unidad contra el "apartheid", la etíope Derartu Tulu y la sudafricana Elana Meyer unieron sus manos al término de los 10.000 m mujeres en Barcelona-92. Tulu se quedó con la medalla de oro mientras que Meyer ganó la de plata.

-- Alí sigue brillando: Aunque el suspenso duró hasta último momento, fue finalmente Mohammed Ali quien encendió la llama en la apertura de Atlanta-1996. Un momento lleno de emoción para el ex campeón olímpico de boxeo en 1960.

-- Scherbo, el Comaneci bielorruso: Con 6 medallas de oro en Barcelona-1992, Vitaly Scherbo (que competía para Estados Independientes) fue indudablemente la gran estrella de la gimnasia. En Atlanta-1996, en sus últimos Juegos, Scherbo se conformó con 4 bronces.

-- El Hijo del Viento de oro: Al ganar en sus últimos Juegos un cuarto título seguido en salto en largo, en Atlanta-1996, el norteamericano Carl Lewis entró en la historia. Con 9 medallas de oro desde 1984, alcanzó al finlandés Paavo Nurmi, a la soviética Larissa Latynina y al estadounidense Mark Spitz.

-- El primero en 68 años: El ruso Alexander Popov se zambulló en la piscina olímpica en Atlanta-96 para defender el título de 100 m que había ganado en Barcelona-1992. Popov se convirtió en el primer hombre, desde Johnny Weismuller, en 1928, que logró conservar la corona en 100 m.

-- Momento de gloria: Pulverizando el récord del mundo en 200 m en Atlanta-1996, el estadounidense Michael Johnson, ganador también en 400 m, entró en la leyenda del atletismo, tras haber ganado los 400 m en Barcelona-92.

-- Antorcha submarina: Símbolo olímpico, la antorcha ha viajado por cielo y tierra, pero también por debajo del agua, como ocurrió durante su inédito periplo en el marco de Sydney-2000.

-- Marion va por 5 oros: La norteamericana Marion Jones intentó ganar cinco medallas de oro en Sydney-2000. Después de los 100 m, todo parecía posible. Pero pese a otros dos títulos más (200 m, relevo 4x400 m), la estadounidense terminó tercera en el salto en largo y en 4x100 m. Lástima que después se revelara que recurrió al dopaje y su imagen quedara totalmente empañada.

-- Alexander Magno: Uno de los mejores en lucha grecoromana en Juegos Olímpicos, el ruso Alexander Karelin dejó pasar la oportunidad de establecer un nuevo récord ganando un cuarto título consecutivo en Sydney-2000. Karelin perdió la final ante el norteamericano Rulon Gardner en tierra australiana.

-- Emblema de todo un pueblo: Tras encender la llama olímpica, la presión siguió aumentando para Cathy Freeman antes de la largada de los 400 m en Sydney-2000. Pero sin su rival, la francesa Marie José Pérec, la australiana, de origen aborigen, se impuso sin dificultad, apoyada por todo un pueblo.

-- Phelps supera el récord de Spitz: lo había intentado en Atenas-2004, donde consiguió seis oros y dos bronces, quedando a un oro de los siete del alemán Mark Spitz en Múnich-1972. El récord llegó en Pekín-2008, donde sí pudo conseguir ocho títulos olímpicos y con ello se convirtió en el deportistas más laureado en una misma edición de los Juegos.

-- El ‘Relámpago' deslumbra al mundo: un hasta entonces poco conocido Usain Bolt se dio a conocer e hizo sombra incluso a Phelps, colgándose tres oros (100, 200 y relevo 4x100 metros), consiguiendo los récords del mundo en las dos carreras individuales (9.69 y 19.30) y también en la de equipo (37.10). Un año más tarde confirmaría su reinado en la velocidad en el Mundial de Berlín, con nuevos oros y batiendo las plusmarcas de 100 (9.59) y 200 (19.19) de un año antes.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.