Brasil despide a su mejor generación con una plata amarga

 

Brasil despidió hoy a su mejor generación de voleibol con una plata amarga tras perder la final de los Juegos Olímpicos de Londres contra Rusia, que se colgó el oro después de levantar dos bolas de partido y con una gran remontada.

Ninguna selección de voleibol había alcanzado antes tres finales olímpicas seguidas y el hito lo consiguió un brillante grupo que ganó el oro en Atenas, pero que ha tenido que conformarse con la plata en Pekín y de nuevo hoy en la capital británica.

Cuatro de los cinco jugadores que ganaron el oro en Atenas confirmaron que la final de hoy fue su último partido en la selección, entre ellos deportistas míticos como Giba, el líbero Serginho, Ricardinho y Rodrigão (33).

El único integrante del quinteto de Atenas y que continúa en la selección es Dante, de 31 años, que espera poner el broche de oro a su carrera en Río 2016.

El técnico Bernardo Rezende "Bernardinho" advirtió que el reto de Río demandará toda la dedicación de quien se encargue de dirigirlo, por el hecho de Brasil jugar de anfitrión y porque "la competencia es muy fuerte", por lo que no se atrevió a confirmar si sigue en la selección, con la que comenzó en 2001.

El rumbo que siguieron los chicos de Brasil en Londres fue el opuesto al de las mujeres: ellos empezaron bien, llegaron a la final con una sola derrota y como claros favoritos, mientras que ellas atravesaron innumerables dificultades en la travesía.

En el partido decisivo ellas coquetearon con la derrota y luego firmaron una gran remontada que valió el oro, ellos acariciaron el triunfo, con dos bolas de partido en el tercer set, y terminaron con el metal más amargo.

Brasil tuvo el partido de hoy dominado hasta el final del segundo set, pero Rusia, desde la altura de su gigante Dmitriy Muserskyi, de 2,18 metros, apabulló a su rival a partir de ahí forzando el quinto set, en el que los suramericanos no tuvieron opción.

Mikhailov tuvo un mal inicio de juego pero acabó rozando su media de puntos habitual, que lo consagra como el artillero indiscutible de los Juegos Olímpicos con una impresionante marca de 148 tantos.

Rusia también completó un hito inédito en este deporte, conseguir cuatro medallas olímpica seguidas: una plata en Sydney, dos bronces en las ediciones siguientes y un oro para culminar en Londres.

Este éxito se une la los tres oros que obtuvo la Unión Soviética en Tokio 1964, México 1968 y Moscú 1980, además de la plata en Montreal 1976 y Seúl 1988 y otro bronce en Múnich 1972, que hacen al país europeo el más laureado en voleibol.

Italia ganó la medalla de bronce de voleibol al derrotar a Bulgaria por 3-1, con parciales 25-19, 23-25, 25-22 y 25-20, en un partido en el que Cristian Savani, el capitán de la selección transalpina, fue el mayor anotador con 23 puntos, siete de ellos en saques directos.

Con esta medalla, Italia acumula dos platas (1996 y 2004) y tres bronces olímpicos (1984, 2000 y 2012) en voleibol.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.