0

Pellegrino-Alavés, un edificio muy fiable con dos pilares de la 'fábrica'

13 mar 2017
05h35
  • separator
  • comentarios

El técnico argentino del Alavés, Mauricio Pellegrino (Córdoba, 1971), es ya por derecho propio una de las revelaciones de la temporada al convertir su idea en una apuesta de juego y equipo cimentados en dos pilares de la 'fábrica' de Valdebebas, el portero Fernando Pacheco y el medio Marcos Llorente.

La victoria por 1-2 de la pasada jornada ante el Málaga de José Miguel González 'Míchel' ha hecho que el Alavés haya sumado diez de los últimos quince puntos tras caer en casa ante el Barcelona (0-6), después de lo que ha ganado, además, a Deportivo, Valencia; ha empatado contra el Sevilla y perdido ante el Granada.

La humildad, según confesión propia, es la base de la temporada del equipo de Vitoria en su regreso a la máxima categoría, de que se haya plantado con mucha solvencia en la final de la Copa del Rey ante el Barcelona y de que esté clasificado en Liga en una cómoda décima posición con 37 puntos.

Desde su llegada al Alavés en 2016, el de Leones ha conseguido ensamblar un conjunto con veteranos de mil batallas, como el central Alexis Ruano y el delantero Gaizka Toquero, y en el que brillan con luz propia dos puntales que, por derecho propio, suenan ya para volver a su club de origen, el Real Madrid: Pacheco y Llorente.

El trabajo del cancerbero de Badajoz, su fiabilidad y su regularidad se ha convertido en la base sobre la que los vitorianos empiezan a elaborar y que encuentra en el mediocentro Marcos Llorente, hijo de Paco Llorente y nieto del mito Francisco Gento, la continuidad en la recuperación y distribución de juego.

Sobre estos cimientos, Pellegrino ha ido dando pasos desde que comenzó la temporada y, además del hito copero, ha logrado asegurar prácticamente la permanencia del conjunto vitoriano en la temporada de su regreso a Primera y sentar las bases para mirar más arriba en proyectos ulteriores.

Ya avisó el Alavés en su presentación en la máxima categoría con un empate a uno con el Atlético de Madrid en el 'Vicente Calderón' en la primera jornada y, sobre todo, la victoria a domicilio por 1-2 ante el Barcelona en la tercera, y luego demostró que ello no fue flor de un día y sí el resultado de un trabajo concienzudo.

En ello ha tenido mucho que ver la solvencia del entrenador cordobés, su seriedad y humildad y el ir partido a partido para llegar a estas alturas del año con los deberes casi hechos y apuntando, como otros de sus compatriotas emergentes como Eduardo Berizzo o Jorge Sampaoli, a cotas mayores en forma de equipos grandes.

No obstante, el propio Pellegrino ya se ha encargado de dejar claro que su prioridad para el próximo año seguirá siendo el Alavés, club en el que se retiró como futbolista en 2006 y con el que esta temporada, según su propia expresión, ya ha conseguido el pan de sus objetivos en la Liga y el postre de su clasificación para una final. Los alaveses no conseguían meterse en una desde los años en los que, de la mano de José Manuel Esnal 'Mané', se colaron en la de la UEFA en 2001 ante el Liverpool inglés, partido que perdieron por un 'gol de oro' por 5-4.

Sin embargo, la continuidad de los proyectos se basa, y mucho, en la de los jugadores que los conforman, por lo que el Alavés del futuro, además de Pellegrino, dependerá en gran parte de que sigan los puntales del equipo de hoy: Pacheco y Llorente.

Fernando Pacheco, quien llegó a debutar en un partido con el primer equipo del Real Madrid, fichó por tres años por el Alavés en 2015 con una cláusula de recompra muy asequible para el club madrileño, inmerso además de un intenso debate en su portería; mientras que Marcos Llorente está cedido por una temporada: su vuelta parece cantada.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad